Quiromancia, pasado y presente…

Por Iñaki G. Ugarte

Todos conocemos la lectura de las manos, ha sido una de las formas de adivinación mas antiguas y populares del mundo. En varios lugares del mundo, la gente suele huir despavorida de las gitanas que invasivas buscan leer a toda costa las manos de los transeúntes que pasan frente a ellas. Esta práctica a sido muy desvalorizada por el uso irresponsable de esta forma de adivinación. Sin embargo, en tiempos modernos, la Quiromancia, o Quilología, como también se la conoce, se a desarrollado como una técnica profesional de intervención terapéutica que nos permite analizar fortalezas, debilidades, procesos cognitivos y conductuales, rasgos de personalidad e incluso fisiológicos. Así mismo, aun nivel espiritual nos permite explorar en nuestras vidas pasadas, así como nuestro karma y dharma. Las manos, al igual que los pies, las orejas y el pelo, poseen más de cinco mil puntos reflejos o terminaciones nerviosas. Al estudiar las manos; sus líneas, sus protuberancias, formaciones, malformaciones, coloración, temperatura, niveles de calcio en las uñas, etc. Lograremos descifrar el código energético de nuestra vida y como se conecta con la manera en que transitamos por el mundo. Recordemos finalmente, que esta práctica de autoconocimiento, se desarrolló en una época en la que el ser humano vivía de una manera más orgánica con el mundo y tuvieron mucho tiempo para estudiarse y estudiar la naturaleza.

A lo largo de los años, la quiromancia a estado relacionada a los gitanos, pues se cree que fueron ellos quienes la introdujeron a Europa durante su migración.

Resulta que la Quiromancia (del griego khéir, “mano” y manteía, “adivinación”) es una práctica que se remonta a las primeras formas de adivinación de las culturas más antiguas de Asia. No existe un registro exacto de su origen, pues se sabe que fue practicada por miles de años en culturas muy antiguas como la persa, egipcia o india. La teoría más concreta es que nació en China y se distribuyo por todo el continente asiático por las migraciones. Los gitanos, comúnmente asociados con esta práctica, migraron desde India, pasando por Egipto y llegando a Europa por Rumania y Hungría a principios del siglo XIV, junto con su cultura, se cree que fue de esta manera que se filtro la practica de la Quiromancia. La técnica de leer las manos, como la conocemos hoy en día, muy probablemente se dio cuando la Quiromancia llegó a Europa, y es probable que sea muy diferente a la que se practicaba en Asia hace 5000 años.

Temple Street Night Market en Kowloon, es uno de los pocos lugares en China que todavía mantienen la quiromancia y otras maneras de adivinación, inmutables.

El primer aspecto que debemos analizar cuando se leen las manos es ¿Cuál de las dos? La mano dominante (surdo o diestro) es un mapa de vida. La mano no dominante hablará del inconsciente y los aspectos internos e inconscientes de la persona. El tamaño y forma de la mano también son importantes; se suele clasificar de acuerdo a los cuatro elementos de la naturaleza, Tierra, Aire, Agua y Fuego. La forma y tamaño nos hablan de la personalidad. En cuanto al color, principalmente nos hablará de la salud en general. Las uñas harán lo mismo. Las protuberancias en áreas específicas sobre la palma se conocen como “montes” y muestran nuestro carácter mediante la influencia planetaria en nuestro cuerpo, algo similar a lo que hace la carta natal de la astrología:

1- Monte de Venus.
2- Monte de la Luna.
3- Monte de Mercurio.
4- Monte del Sol.
5- Monte de Saturno.
6- Monte de Júpiter.
7- Montes de Marte.

La teoría de los montes sostiene que, como seres planetarios y cósmicos, habitantes del mismo sistema solar, estamos unidos y conectados por una energía inerte presente en nuestro registro genético, algo así como una suerte de firma.
Las líneas de la mano, por otro lado, se crean durante la gestación del bebe y van cambiando a lo largo de nuestra vida. En ellas, analizamos su grosor, su orientación, su forma y los montes con los que se conectan. En esencia son cuatro primarias y siente secundarias:

Contrario a lo que se cree, una línea de la vida larga no significa una vida larga o corta. A veces las líneas se pueden juntar o formar cruces, rejillas u otras formas. Un buen quiromante deberá examinar ambas manos, puede apoyarse de una lupa o un bolígrafo o plumón para marcar las líneas, debe hacer un examen exhaustivo y debe ayudar a la persona a comprender el significado de todos estos elementos que en conjunto nos enseñan la personalidad del consultante, sus aspiraciones, motivaciones y como su linaje esta involucrado en su desarrollo.


La quiromancia no es un arte misterioso que deba ser practicado en las calles o como un juego de feria. Se trata de una ciencia y estudio serio que nos ayuda a conocernos mas y conocer mas sobre nuestras fortalezas y como podemos usarlas. Nunca permitas que quien te lee la mano te diga tu futuro o te diga que morirás. La correcta aplicación de este arte, te ayudara a crecer como persona y lograr entender tu pasado, tu presente y como tus cualidades te ayudan a abrirte al futuro que tu deseas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *