¿Por qué los hechizos no funcionan?

Por Lancelot.

Si estás comenzando tu camino por la magia, la brujería y la hechicería o simplemente realizas alguno que otro hechizo de manera intuitiva, entonces esto te interesa.
Muchas veces buscamos hacer magia como una alternativa para solucionar nuestros problema o para buscar que una situación nos favorezca, infortunadamente muchas ocasiones y más cuando no entendemos nada sobre el manejo de energía, nuestro hechizos fracasan, convirtiendo nuestras expectativas en desilusión, dejando a un lado tu potencial como bruja y tachando la magia como una tontería. Grave error pues, aquel que conoce y convive con la naturaleza está destinado a triunfar en la magia, pues nuestra relación con la naturaleza es un reflejo de nuestro potencial como brujas y como magos. ¿Qué quiero decir? Que no es difícil hacer magia cuando observas detenidamente a la naturaleza. Primero debes recordar que, nosotros somos parte de la naturaleza, el fuego corre por nuestra sangre, la tierra la llevamos en los huesos, el agua fluye a través de nuestro fluidos y el aire lo inhalamos y lo exhalamos a cada instante. Por lo tanto la llave a cada elemento la poseemos, lo único qué hay que hacer para abrir la puerta de la magia es introducir la llave correcta en la entrada correcta, porque tu eres esa llave. Es importante saber esto pues la magia proviene de la naturaleza y es con ella con la que hacemos nuestros hechizos.


Ahora, observar cada elemento, ¿cuáles son las bondades que te regala cada uno de ellos?, piénsalo bien ¿a caso el agua te puede brindar estabilidad? O ¿el incontrolable fuego te puede regalar calma? No busques prender un par de velas en tu negocio para llamar el dinero,el fuego quema, así de simple. Sí hay elementos como la tierra que nos regala crecimiento, estabilidad y riqueza, ¿Por qué prender una vela y trabajar con el fuego para buscar prosperidad?
Es hora de tomar nota.

Los hechizos de aire como los inciensos, los polvos mágicos, los sonidos e incluso los decretos son energías relacionadas al movimiento, a la palabra, al pensamiento, a los inicio, todos aquellos malos entendidos, chismes, problemas de comunicación o incluso estancamientos se pueden resolver con algún hechizo de aire.

Los hechizos de fuego como las velas, se relacionas a la energía sexual y creativa, a la pasión y motivación, a la transformación y la acción, pues el fuego a través de su calor nos invita a cultivar estas cualidades.

Los hechizos de agua como los baños mágicos, las pócimas, los elixires y las infusiones se relacionan con las profundidades de nuestro ser, su energía nos invita a conocer nuestro lado mágico, son ideales para abrir la percepción, para trabajar temas emocionales y de salud física ayudándonos a limpiar y a purificar nuestro ser o nuestros espacios.

Finalmente los hechizos de tierra, como saquitos majos, la programación de piedras, amuletos o el trabajo con plantas nos regalan la estabilidad, el crecimiento y la fertilidad de la tierra, es ideal para aquellas situaciones que requieren de esta cualidad por ejemplo, el crecimiento de un negocio o la estabilidad en una relación amorosa.

Esto es a grandes rasgos un poco de aquellas energías que manejan los elementos, solo observa sus cualidades y antes de hacer cualquier hechizo pregúntate lo siguiente ¿Qué es lo que quiero? ¿Qué elemento me puede dar eso que quiero? ¿Qué hechizo puedo hacer con ese elemento? Ahora es momento de experimentar y de observar detenidamente a la naturaleza y recuerda que tú eres la llave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *