Amarres ¿brujería buena o mala?

Por Lancelot.

“¿Me puedes ayudar a hacer un amarre?” “¿Sabes hacer amarres?” estas son de las preguntas más frecuentes que me han tocado escuchar en mi vida como brujo, evidentemente me quedo con cara de “Aquí vamos de nuevo” ya que la mayoría de las personas tienen una idea equivocada de lo que es un amarre, incluso mucha gente ha sido amarrada frente a su cara y no lo saben.

Lo dichosos “amarres” datan de muchos siglos atrás, algunos dicen que sus orígenes son en la antigua Mesopotamia, otros lo relacionan con practica chamánicas de tribus africanas, cuando la escritura aun ni siquiera era conocida. Independientemente del origen, se dice que estos rituales siempre eran intencionados para trabajar la energía del amor y fueron tomando más fuerza al surgir la religión Vudú, originada en África occidental.

Un amarre como lo conocemos hoy en día, es el acto de atar a tu vida a una persona con la que compartes una relación íntima o con quien desearías compartir una relación. Es interesante el concepto que generalmente se tiene sobre este tema, pues estamos hablando de manipular y doblegar la voluntad de otra persona, por lo que me pregunto, así como yo manipulo la voluntad de alguien más, ¿me gustaría que alguien más manipulara mi energía? Siempre recuerdo las sabias palabras de una querida amiga bruja “Con la misma fuerza con que lanzas la energía, debes tener la misma fuerza para recibirla de regreso” yo los invito a intentarlo, pero recuerda que nuestro presente es un reflejo de cómo hemos vivido y de quién hemos sido.

Así como todo, estas prácticas también han adoptado nuevas formas y nuevas caras, por ejemplo, en el catolicismo, cuando una pareja se casa por la iglesia el ritual dicta que los novios deben ser atados con un lazo que representa el vínculo inquebrantable entre ellos, generando una alianza DE POR VIDA o hasta que la muerte los separe. Que nervios, ¡Estoy en shock! Imagínate, te están amarrándote a una persona frente a tus ojos para toda la vida, pero ¿qué sucede cuando se divorcian? ¿Quién los desata? Si es tu caso, talvez ahora muchas cosas toman sentido ¿verdad? Pero calma, no te preocupes todo amarre se desamarra y todo vínculo se puede cortar energéticamente, esto es lo más sano para continuar tu camino y si deseas tener nuevas parejas el espacio esté disponible.

En otras tradiciones como la wicca, este tipo de prácticas es conocida como “Magia de nudos” ha dejado atrás la creencia de que este tipo de rituales solo sirve para amarrar personas, pues se cree que si se puede amarrar a un individuo también se puede atar cualquier energía con el objetivo de liberarla cuando se necesite de ella, por ejemplo, la energía lunar, la prosperidad, la salud, el amor, etc. Es importante saber que la energía se ata cuando estamos vibrando con ella, no cuando carecemos de ella, pues en momentos de crisis será el tiempo ideal para liberarla. En esta misma tradición también hay un ritual que ofician los sacerdotes y sacerdotisas de la tradición para aquellos enamorados que desean compartir sus vidas conocido como “Unión de mano” (Handfasting) incluso aquí también se ata a los novios con un lazo, pero la gran diferencia es que son atados “Hasta que el amor dure” renovando su compromiso cada determinado tiempo y desatándolos cuando el amor haya terminado. En esta ceremonia de divorcio (Handparting) los ex esposos le devuelven su energía a la otra persona, recogen su propia energía, le agradecen a la ex pareja por los buenos tiempos, finalmente se corta el lazo liberándolos de cualquier vínculo energético en perfecto amor y perfecta armonía.

Por último, me gustaría recordarles que, si deciden ir con una “Bruja” para que les amarre al novio o a la novia, mínimo asegúrense que la bruja tenga pareja, pues no pretendamos encontrar rosas entre la basura.

 

Si deseas realizar una unión de manos o un corte energético contáctanos al:

    5565191160

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *